Archivo de la etiqueta: feminismo

#SoyFeministaPorque, más allá de la tendencia

Twitter explota y nos pone a pensar. El fin de semana, #SoyFeministaPorque se conservó como tendencia global durante más de cinco horas. Y, como en cualquier red social, se encuentran varias reacciones en pocos minutos:

El mundo, en parte, consiste en realidades y las posiciones que nacen frente a las mismas. Una de ellas, es la desigualdad entre hombres y mujeres. Y de aquí parte el feminismo. Según el Periódico Feminista, este movimiento social y político inició formalmente a finales del siglo XVIII y supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación y explotación de la que son objeto por parte del colectivo de varones. La RAE, en cambio, tiene un concepto más corto: “ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres”.

Existe gente que no entendía – o no entiende- muy bien el término. Como Malala, Premio Nobel de la Paz 2014 e ícono de la lucha por la igualdad. En una entrevista con la actriz Emma Watson, dijo: “La palabra feminista ha sido muy difícil y cuando la escuché por primera vez oí algunas posturas negativas y positivas. Dudé si definirme o no así. Entonces, después de escuchar tu discurso, cuando tú dijiste ‘¿si no es ahora, cuándo? ¿si no soy yo, quién?’ decidí que no tenía nada de malo definirse como feminista”.

Pero la moneda siempre tiene dos caras. También están las personas que se quieren desvincular del concepto del feminismo. Y no por desconocimiento, sino por su trabajo y posición en el mundo. Como Meryl Streep, Sarah Jessica Parker y Susan Sarandon. Ellas prefieren llamarse humanistas, ya que “ahora ya no es sólo sobre mujeres. Sino también de personas de color, gays, lesbianas, y personas transexuales”. Ellas piensan que se conseguirían resolver muchas más desigualdades si las mujeres se agruparan con estos colectivos: “Seríamos muy poderosos como un movimiento humanista”, dicen.

El feminismo, desde siempre, se ha encontrado en un debate tan amplio que aún resulta complejo hablar sobre el tema sin topar fibras sensibles. Están los que piensan que ser feminista  es sentir un odio sistemático hacia los hombres. Otras personas creen que es defender la diversidad. Y otras más escogen mantenerse en casa, participando en la enseñanza y crianza de sus hijos y desde pequeños enseñarles sobre la igualdad de género.

Es verdad que actualmente existen desigualdades, como en el área empresarial. Según un estudio de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Humano (2015), las mujeres ganan actualmente un 24% menos que los hombres y solo ocupan el 25% de los cargos administrativos y directivos. Todo ello pese a que aportan más al trabajo mundial que los hombres, ya que suponen el 52% del total. En el área académica pasa igual. Las mujeres universitarias suponen un 54,1% del total y su rendimiento en títulos de grado y máster supera al masculino en diez puntos porcentuales. Además, un 61,1% de los lectores de tesis de menos de 34 años corresponden al género masculino. Aún así, solo el 16,8% del total de catedráticos son mujeres.

A pesar de todo esto, en este momento de la historia, el movimiento feminista tiene más apertura gracias a Internet y las redes sociales, donde mujeres y hombres de todo el mundo crean y comparten contenidos y estudios sobre igualdad. No importan si se hacen llamar feministas, humanistas o defensores de la libertad femenina. Para llegar a la igualdad, tenemos que sentirnos iguales. Y para eso, tenemos que incluir las diferencias y entender que no solo somos rosa y azul, la Barbie y el Ken, comunicadoras y arquitectos, obedientes y atrevidos.

La igualdad de derechos comienza por las libertades individuales.