Dios sí existe

No recuerdo exactamente cómo fue. Tengo escenas regadas en  mi memoria: Mauricio y yo tomando mucho ron, un taxi, de pronto algunas personas en el asfalto y mis extremidades sin sentir. Me costaba mucho respirar; trataba de hablar, decirle a alguien que me lleve a casa. No lo logré porque, de repente, comencé a alejarme de…