Cosas de enamorados

Hace un año llegué a vivir en Guayaquil. Desde entonces, viajo cada quince días a Loja, mi ciudad. Entre ida y venida el panorama me cambió por completo. Espero con ansias los fines de semana para ir a casa. Recién ahora me doy cuenta que, en verdad, la comida local es deliciosa. Que puedes caminar…