El teatro sana las heridas del terremoto en Ecuador

La Red Cultural Loja agradeció a los asistentes por creer que el teatro es una camino de ayuda a los más afectados del terremoto del pasado 16 de abril. (Foto tomada de la página oficial de la Red Cultural Loja).

La Red Cultural Loja agradeció a los asistentes por creer que el teatro es una camino de ayuda a los más afectados del terremoto del pasado 16 de abril. Foto tomada de la página oficial de la Red Cultural Lojaen Facebook.

Existen tragedias que cambian las formas de ayudar. El terremoto de 7.8 grados en la escala de Richter del pasado 16 de abril no solo movió la tierra de Ecuador, también movió la manera en la que los ciudadanos apoyan a otros ciudadanos. Desde aquel acontecimiento muchos han colaborado con los damnificados y la distancia no ha sido un problema.

Loja (frontera con el Perú y ubicada al otro extremo del territorio afectado) es un ejemplo de ello. En esta pequeña ciudad, el 9 y 10 de julio de 2016, 10 compañías de teatro se congregaron para hacer reír al público y, de cierta manera, desconectarlo de la realidad al menos por dos horas. La intención de esta iniciativa llamada “7.8 Teatro por la Vida: obras cortas, grandes sensaciones” fue recaudar fondos para los damnificados del terremoto. Erika Erike, una de las promotoras de este festival teatral conversó con Global Voices todos los detalles:

Aproximadamente 30 personas, entre actores y directores de diferentes colectivos, colaboraron generosamente con sus presentaciones. Tuvimos en los dos días del evento la asistencia de aproximadamente 450 personas, entre ellos niños, quienes tenían la entrada libre.

Además comentó:

Con mucha alegría recibimos a un gran grupo de niños de un orfanato de la ciudad, quienes por primera vez tuvieron la oportunidad de asistir al teatro. Así también pudimos contribuir a que estos niños accedan al teatro y disfruten el arte, haciéndolos parte y fin de este proyecto.

Algunas obras protagonizadas por niños fueron parte de "7.8 Teatro por la vida: obras cortas, grandes sensaciones". El público adulto e infantil las disfrutó. (Foto tomada de la página oficial de la Red Cultural Loja).

Algunas obras protagonizadas por niños fueron parte de “7.8 Teatro por la vida: obras cortas, grandes sensaciones”. El público adulto e infantil las disfrutó. Foto tomada de la página oficial de la Red Cultural Loja en Facebook.

Erike cuenta que el dinero recaudado, sumado al de otras actividades realizadas por la Red Cultural Loja, fue destinado para que del 8 de al 12 de septiembre de 2016 una delegación de la Red viajara a Manabí y realizara actividades artísticas para mitigar las afecciones emocionales causadas por el terremoto. Se previeron actividades musicales, de pintura, teatro, títeres y escritura. Además planearon pintar un mural para resaltar la fortaleza y esperanza de Manabí.

El dinero servirá para financiar el traslado de los voluntarios y los materiales necesarios para el desarrollo de lo planeado. Adicionalmente se está realizando una colecta de libros infantiles para donar a los niños de los sitios afectados.

Erika confiesa que ama el teatro y que para ella, tanto para los otros organizadores, fue una experiencia muy significativa lograr que la magia sobre tablas, aparte de ser arte, también pueda ser el medio para que la sociedad se involucre y apoye una causa solidaria.

Todos los que asistieron a “7.8 Teatro por la vida: obras cortas, grandes sensaciones”, sintieron entre risas un momento agradable, y también entendieron la reflexión y compasión. Las personas se conmovieron y compartieron con nosotros los deseos de ayudar a quienes aún necesitan apoyo para empezar una vida luego del terremoto que les arrebató tanto.

Los ecuatorianos han encontrado una cura a las heridas del terremoto más fuerte de su historia: el arte, las risas y la solidaridad.

Un mundo de historias, hechos y letras.

A %d blogueros les gusta esto: